Archivo de la etiqueta: hadas

Allí donde moran los elfos y las hadas

Allí donde moran los elfos, las hadas, las ninfas y las ondinas… moran las ALMAS*.

En lo más recóndito del Seno de la Madre viven unas Criaturas, a quienes unos cuantos y cuantas dicen haber visto, oído, escuchado cantar, moverse rápido con sus ropas transparentes… pero ¿quién dice que, realmente, están?

Ellas son las Criaturas invisibles de la Madre, y a veces, digo, sólo a veces se manifiestan, igual que se manifiestan otras Criaturas invisibles, para darnos esos dulces MENSAJES de que TODOS SOMOS UNO, de que ELLA (la Madre) vive y late en cada uno de nosotros.

Hay quien atrapa mariposas y las clava en un corcho. Hay quien coge Mariposas en las Manos y luego las deja Volar Libres en la inmensidad del cielo… Evidentemente, los mensajes de la Madre van dirigidos a estos segundos y no a los primeros.

Esas criaturas tan delicadas, de otros mundos, que muchos han plasmado en cuentos, en pinturas, en postales, en canvas de óleos o de cartulinas de acuarela… Esas Criaturas sólo se manifiestan a QUIENES, EVIDENTEMENTE, AMAN A LAS CRIATURAS DE LA MADRE.

Por eso andan silenciosas en un rinconcito de los corazones de la gente sensible, quienes se emocionan antes esas GRANDES imágenes, cuya inspiración, cuyo misterio, cuyo Mensaje es un hilo cuyo ovillo desconocemos.

Vienen a ser, sin dudas, esa ESPERANZA DORMIDA de unas ALMAS-ESPÍRITU… Pero también la confirmación (tal vez, digo, sólo tal vez) de que más allá de nuestro último Vuelo podemos morar allí donde nos acojan: ¿quién sabe si en una Fuente, si en un Río, si en una Montaña, si, tal vez, en el tronco de un roble o un pino? Allí acomodados y abrazados por la Madre, quizás dormimos el sueño de un Mañana que pronto o quizás un poco más tarde volveremos a ver realizable…

————-

(*) Este post, quizás, digo, sólo quizás ha sido inspirado en una serie de manifestaciones llamadas sincronicidades, que me llevan a reconocer la inmensidad de todo lo Desconocido. Que esas otras Dimensiones Desconocidas son sólo lo salvajes y ásperas que nuestro corazón o nuestro cerebro delimita y admita… pero que son Inmensas en sus proyecciones y que sólo denotan un Amor Intenso por las Almas, no sólo de los vivos encarnados presentes, sino también por las Almas de los vivos Ausentes.

Anuncios