Archivo de la etiqueta: el Creador

Cuando los Dioses dieron la espalda a la Humanidad

Esto no es un CUENTO, y muchos sabréis por qué, pero va en formato “cuento” para que llegue más al Alma o a la Consciencia de la VIDA. Ahí va:


Cuando los Dioses dieron
la espalda a la Humanidad

Los chamanes lloraban:

“Los dioses nos han dado la espalda …”

Los chamanes dejaron de serlo y se convirtieron en vulgares manipuladores del arte del engaño …
A los chamanes dejaron de hablarles los Cielos y las Águilas …
En sus ollas solo habían ojos de sapo, tripas de lagarto y pobres colas de serpientes cuarteadas …
El mal anidó en esas marmitas negras, malditas, por tanta muerte que tenían que cocinar en sus entrañas.
Los dioses dieron la espalda a los chamanes de la Tierra y, con ellos, a todo su séquito de vulgares creyentes; brujas con berrugas en la frente y lenguas de serpiente …
Sus hábitos fueron cosidos y hechos con los tejidos de la mentira y la oscuridad, donde solo habitaban los canibalismos, haciéndose pasar, muchos, por ángeles y dioses portadores de la eternidad y los paraísos.
Pasaron los años, los siglos, los milenios y el planeta se sumergió bajo un tupido velo de veneno, que, con el paso de los milenios, se condensó y dio lugar a una luna negra, que marchó a los confines, y quedó al lado de su blanca hermana; siempre amenazando a los nuevos vivientes con la destrucción, si volvían a los pasos de aquellos legendarios chamanes.
Los dioses, desde entonces, solo permanecieron vigilantes. Siguieron solos, pues, los nuevos vivientes hasta que fueron totalmente conscientes de sus errores y proclamaron al Cosmos entero su disposición a ser la Nueva Humanidad, la de los humildes, los pastores y los sembradores de la Vida, tal cual hacían sus legendarios y amados Dioses, Manifestaciones Vivas de la Creación infinita… 
Desde entonces resuenan, de vez en cuando, los tambores de Paz y fluyen a los cielos los humos blancos del incienso de la Concordia y la nueva Conciencia, que nace con cada planta y con cada ser nuevo que abre sus ojos a Su Mundo… Por fin, el Planeta pudo multiplicarse y vivir, en los mares, en la tierra y en los cielos, y viajar sin edad y sin tiempo …
Sus dioses les abrieron las Puertas a su cerrado Palacio de la Creación y el conocimiento infinito y auténtico que les había estado vedado…
En la Montaña Suprema se proclamó el Sello para que esos vivientes llegaran, así mismo, a ser ellos Dioses de nuevas humanidades nacientes.
*** *** ***
El Principio no fue, porque se creó a Sí mismo y Vive con y en cada Verbo visible y no visible.

Aquarius

Anuncios

¿Qué pensáis que es la Vida, la Creación?

Millones, miles de años, cientos de años muchos de nosotros, los humanos, llevamos preguntándonos el Sentido de la Vida, si es que la tiene… o no.

Muchas filosofías, elucubraciones, teorías, deseos, búsquedas de lo inextinguible, de lo infinito…

A veces, las respuestas, nos vienen de una forma muy sencilla, quizás porque las tenemos ahí al frente: en nuestra vida, en nuestro alrededor…

Buscamos un sentido en nuestras desgracias, en nuestras alegrías, pedimos y pedimos que nuestro “mañana”, nuestro “futuro” sea mejor; incluso, muchos deseamos meter las narices en él… saber qué nos va a pasar, cómo viviremos, cómo estaremos…., en fin, si tendremos tal o cual (y cuando hablo con el verbo “tener”, me refiero a todo, tanto a objetos como a personas: amigos, familiares, hijos… si nos casaremos, si seremos unos desgraciados o si… podremos Vengarnos de quien nos ha hecho pupa, vaya, daño en toda regla.

Hay cosas en esta vida que sí, desde luego, NO TIENEN SENTIDO ALGUNO: el odio, la venganza, la envidia, los recelos perdurables, el egoísmo, el deseo desorbitado de tener (porque nos da miedo no tener), el miedo: sí, incluyo LOS MIEDOS, porque los MIEDOS tienen o tendrían que desandar TODOS su camino y volver a donde estaban, pero mejor no darles cabida alguna en nuestras vidas.

Una cosa es el “miedo” de reacción ante un peligro, que es automático, instantáneo (a no ser que suframos de parálisis del miedo)… y otra cosa son los MIEDOS, las angustias, los pensamientos descontrolados regidos tanto por los miedos de todo tipo y especie como el MIEDO AL RECHAZO ya que este tampoco es un miedo inferior y NOS CONDICIONA, TOTALMENTE, a la hora de relacionarnos o tener que relacionarnos no solo con los demás congéneres de nuestra especie, sino con el resto de seres vivos, incluso con aparatos.

Dejar los MIEDOS a un lado, olvidarlos, porque no hay que darles ni un átomo de cabida en nuestro pensamiento, ya es una labor ardua, quizás de tiempo… pero todo es proponernoslo… Costará, y, evidentemente como sabemos que cualquier hecho negativo en nuestra vida queda ahí almacenado hasta la hora de nuestra muerte física (sí, hasta ahí mismo, y no solo en los humanos, esto también lo padecen/sienten los ANIMALES: miedo a la oscuridad, miedo a la reclusión, miedo al dolor, miedo a los ataques,…). OLVIDAR LOS MIEDOS no es meterlos en una cajita, sino, sencillamente no darles pauta para que aparezcan en nuestro cerebro, tan siquiera para recordar que tenemos “miedo” o que estamos inseguros, intranquilos… Indudablemente, siempre habrá momentos en nuestras vidas de dudas, angustias, intranquilidad, estrés, nervios… salvo que… seas una piedra o un gurú que se queda en posición piedra hasta que muere físicamente, porque desea abandonar su cuerpo físico y no sentir absolutamente nada físico.

Como seres vivos, nuestro primer sentimiento (ojo, no en todos los Seres Vivos) es el miedo… miedo que presentimos a veces no solo como propio sino que sentimos esa palpable vibración alrededor de todo lo que nos rodea: gente, animales, incluso las plantas (ellas también sienten Miedo y mueren)… Esta lucha “evolutiva” contra los miedos, la inseguridad, se llegó a re-convertir en un halo de agresividad, que con el tiempo fue re-transformada por nuestra inteligencia cerebral, usando eso: nuestra inteligencia, para dejar de tener que perder la vida o cazando, o pescando o huyendo de los peligros, o huyendo de enemigos de nuestra especie… Bueno, ya sabéis el resto, algunos le llaman “evolución”, otros “progreso”…, y luego está la adaptación propia de los seres humanos, como tejido social o como individuos tanto a lo que forma su mundo-social o forma social comunicativa o con el resto de la Creación: la Tierra, la Naturaleza y el resto de Seres Vivos que la componen.

Muchos y muchas creen haber encontrado respuestas en las religiones, en algo llamado “dios”, lo pongo en minúsculas porque es un TODO, algo tan complejo capaz de CREARNOS y de RE-CREARSE EN SUS SERES VIVOS, no merece que le llamemos, simplemente, Dios…

Pero, para llegar al titular de este post, voy a referirme a Dios como si fuese una “entidad” un Ser (¿y qué sabemos nosotros, que no sabemos ni de un átomo la mitad, por mucho que se lo crean que saben y que descubren?). Imagináos que Dios es TAL y que como Ser gigantesco o infinito fuese algo que está compuesto por teramillones y teramillones y teramillones y teramillones …. infinitos de FORMAS COMPLEJAS donde se diluye y se concreta a la vez, es decir: EXISTE y NO EXISTE porque es solo algo QUE NO ENTENDEMOS, pero que podemos percibir, porque… NOSOTROS SOMOS SUS MANIFESTACIONES. SÍ, AMIGOS, SOMOS MANIFESTACIÓN DIVINA… Y, dentro de esas Manifestaciones, existen las Manifestaciones de las Manifestaciones (me entendéis, que Manifestación es la concreción en visible y tangible de tercera densidad que nosotros podemos percibir, verdad?) y así… hasta el infinito una MANIFESTACIÓN DIVINA O VERBO CREA A OTRA MANIFESTACIÓN O VERBO…

Dicho en forma sencilla para que podamos entenderlo un poquito: es algo sencillo pero demasiado complejo porque somos PARTE DE ELLO y DEL CREADOR MANIFESTANTE…

Imagináos: el Pensamiento del Divino creó la Vegetación, creó las Flores de la Vegetación para poder existir como VEGETACIÓN… Pero…, y ahí está lo mejor de todo: la MANIFESTACIÓN DE LA VEGETACIÓN-FLORES crearon a su VEZ A OTRAS MANIFESTACIONES: la MANIFESTACIÓN DE LOS INSECTOS para que a su vez pudiese vivir la MANIFESTACIÓN VEGETACIÓN… ¿No es perfecto, no es maravilloso? Quiero decir, que, si no hubiese VEGETACIÓN no habrían INSECTOS… Evidentemente, si MUEREN LOS INSECTOS MORIRÁ LA VEGETACIÓN, MORIRÁ ESA MANIFESTACIÓN DIVINA…

¿Lo pilláis, verdad? PUES SÍ, NOSOTROS TAMBIÉN SOMOS SUS MANIFESTACIONES, y como tales DEBEMOS DE AGRADECERLE SER PARTE DE ESA DIVINIDAD O LO QUE SEA CON TODAS SUS MANIFESTACIONES: VISIBLES, NO VISIBLES,… INFINITAS.

¿Entendéis también por qué es un CRIMEN (ojo, no digo “pecado” eso es algo retrógrado y religionario), el HACER DAÑO, MATAR, NO ATENDER A TU ALREDEDOR? Sí, amigos, quien mata, quien hace daño, quien destruye, no solo se destruye a sí mismo, sino que MATA AL CREADOR MISMO… porque TODO, TODO, TODO… y TODOS SOMOS SUS MANIFESTACIONES…

ABSOLUTAMENTE TODO ES Y PERTENECE A QUIEN(O LO QUE) NOS DA PRESENCIA COMO SU MANIFESTACIÓN !!!!

Reflexionad a través de mi propia reflexión, que me vino (no por casualidad) una mañana cualquiera al despertar… tan sencillo, pero tan complejo ¿verdad?