Archivo de la etiqueta: drogas

Si no quieres estar borrach@: No bebas alcohol!!

Esto no va de alcohol, pero no está de más hacer un pequeño aterrizaje en estas cosas tan “aparentemente” inocuas… (primera parte)

Tanto es así que el alcohol forma parte de nuestra vida diaria como algo más… Los pasillos de los súpers repletos de lindas botellas y de tetrabricks baratos superan, en muchos casos, en okupación-superficie a lo que son otros productos. Pasillos enteros a derecha e izquierda te muestran la soberbia forma en que podemos ALCOHOLIZAR NUESTRO CUERPO.

Mi padre, que en paz descanse (así se lo deseo), fue alcohólico durante muchos años… No de esos que daban la nota a diario, ya que él solo bebía su “vasito” de vino que siempre tenía lleno sobre la mesa del comedor. Supongo que fue una cogorza de “esas” que te llevan a pensar-creer-sentir que todo el mundo que te rodea es MALO, MALO, MALO,  pero que, sobre todo: que EL MUNDO QUE TE RODEA NO TE GUSTA, lo que le llevó a intentar ejecutar uno de esos actos asquerosamente MACHISTA que hoy en día parece ser están tan en boga y tan de moda. Creo, sinceramente, que estos actos ASESINOS que los muy-machos-violentos llevan a término contra sus compañeras y sus HIJ@S y BEBÉS, están asesorados y respaldados por DROGAS… no importa que sea ALCOHOL, la buena de la HIERBA MARÍA (que ya no sirve para dulcificar el dolor físico), sino, incluso otras drogas… y POR QUÉ NO? : LA DROGA DE LA MASIFICACIÓN MACHISTA tan publicitada que lleva al “macho”, compulsivamente, a erradicar aquello que no le gusta: “la hembra que le ha tenido atado a un matrimonio, que jamás ha deseado, y al que echa la culpa de haberle hecho perder una vida entera: la suya”.

A lo que iba, fue una noche de aquellas de hace muchos años que mi padre biológico (que en paz descanse, pero que se llevó un odio inherente no-manifiesto púbicamente hacia mi persona según pude comprobar muchos años más tarde), decidió plantar sus cojones sobre la mesa del comedor, agarrando un cuchillo de la cocina y dejádolo al lado se su inocente “vasito” de vino… De eso hace tantísimos años… pero lo recuerdo como la película a color perenne que nos queda grabada en nuestro maravilloso cerebro. Sí, el pobre hombre se iba “calentando”, dio unos golpes en la mesa y me parece recordar que empezó a gritar y a agarrar a mi madre… Fue le momento idóneo para decidir por mi cuenta (a pesar de mi juventud), que, había que ir a pedir ayuda fuera de aquella caverna. No recuerdo si piqué en la puerta de la vecina, pero sí recuerdo que corrí las pocas escaleras que me separaban de la calle (ya que era un piso entresuelo) y corrí rauda, con las zapatillas que se me salían de los pies, hacia el puesto de policía que había más próximo en aquella población urbanita, muy grande ya en aquellos tiempos, ya que era la población obrera que creció desmesurada al lado de la urbanita Ciutat Comtal: L’Hospìtatet del Llobregat. Llegué al puesto, nerviosa, claro, porque no sabía qué estaba pasando al otro lado… Llegué tan descompuesta a pedir ayuda policial que el hombre que estaba sentado tras la mesa me dijo: “¡Serénese!”… “¡No puedo, no puedo, mi padre va a matar a mi madre y a mis abuelos!”… “¡Nosotros no podemos intervenir en asuntos familiares!”, o algo así me dijo, ya que en aquellos años de franquismo eran total y absolutamente asuntos familiares y se admitía que un hombre podía pegar, gritar e incluso asesinar a su mujer… Seguramente le debí de pegar algunos gritos y a llamar “asesinos” a ellos (a los policías), ya que me dijo el buen agente, que iba a ser a mí a quien iban a encerrar en chirona.

Me di la vuelta, salí de la comisaría llorando a moco tendido, sin saber qué hacer, medio tambaleando, sin saber qué había pasado en el otro lado y sin SABER A QUIÉN PEDIR AYUDA…

Me dirigí de nuevo hacia el lugar de la agresión (mi casa por aquel entonces, yo era menor de edad, debía tener diecisiete años)… y abrí el portal del edificio… A medio tramo de los no muchos escalones que me separaban de la puerta… bajaba un policía… tras él mi padre con las manos esposadas en la espalda… Me miró con una mirada que jamás olvidaré ya que me dijo algo, o quizás no, porque su mirada fue más que SUFICIENTE… Era la mirada del aspirante a asesino alcoholizado que fue pillado infraganti, y creo que le dolió más la vergüenza de que otros “hombres”, sobre todo policías, le detuviesen en su fase de pleno estallido machista.

 

** *** **

Esto sirva de NOTA para que vostros y vosotras toméis también buena NOTA de lo malas que son esas “droguillas” menores que son el esqueleto sólido que respalda nuestras malas intenciones y nuestra mala voluntad y nuestro odio y pretende cegarse (nunca mejor dicho) contra la AUTOCEGUERA del Uno mism@. Ya que es la ignorancia la que nos lleva a REFUGIARNOS y a amparar nuestros más terribles ACTOS de ODIO contra LO DEMÁS y LOS DEMÁS… y así cometer esas acciones que seguramente jamás cometeríamos… Salvo, salvo que ya sea o se trate de un ser totalmente ENVENENADO, falto de empatía: un DESEQUILIBRAD@ psíquico que guarda las apariencias pero que lleva en su interior la bomba siempre a punto de estallar hacia cualquier parte.

Por mi parte, siempre os diré que NO DROGAS de ninguna especie, ni menores ni de cualquier tipo, tan siquiera de aquellas que son inocentes porque son placebos de laboratorio recetados por médicos para calmar-apaciguar a la gente.

SER RESPONSABLES de UNO MISMO… No importa en qué fase te encuentres ni lo mal que te sientas. Busca ayuda fuera de ti mism@ porque somos ARMAS POTENCIALMENTE DESTRUCTIVAS para nosotros y para los demás a todos los niveles.

Y hablo no solo con sentido común y con la experiencia de los hechos, sino también porque, por ejemplo, yo también fui fumadora compulsiva durante muchos años, supongo que arrastrada por la sinrazón de este mundo del cual quería evadirme de una otra forma, incluso tuve que DARME CUENTA que yo misma pude haber caído en ese terrible pozo del alcoholismo “menor”, por “empatía” con el compañero con el que compartí vida durante muchos años, esta buena persona también era aficionado al alcohol, pero no al vino… se puede decir que a otra bebida más inocente: la CERVEZA, de pocos grados.. pero si cada día ingieres uno o medio libro o un vaso o una jarra de este líquido… pues sí, tuve que frenar este aparente acto “inocente” ya que los efectos que llegó a producir en mi organismo fueron muy parecidos a eso que entendemos como “alcoholismo” o como el “tabaquismo” (ahora sustituido por otras drogas más importantes, según muchos no dañinas e inocentes)…

Ser Consciente: detener todos los males a los que te empuja este mundo como “normal” es nuestra RESPONSABILIDAD… No necesitamos “evadirnos” o mejor dicho: ESCAQUEARNOS DE NOSOTROS MISMOS. Solo necesitamos DESPERTAR en NOSOTR@S MISM@S. Y, no olvidemos, por supuesto que, no solo estas drogas “menores” son el síndrome colectivo de que algo NO ANDA BIEN como CONJUNTO SOCIAL Y HUMANO, sino que se incorporan nuevas DROGAS, no catalogadas como tales: LA COMIDA (usada como placer y sin razón, sin sensatez ni medida),… y ahora LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS, no sólo usadas como autodestructivas (ya que es hora que empecemos a DESPERTAR) sino que son usadas para DESTRUIR A LOS DEMÁS… Sí, ya no es necesario solo que seas o un drogadicto o un alcohólico, sino que PUEDES USAR CUALQUIER COSA PARA DESTRUIRTE Y DESTRUIR A LOS DEMÁS, aquello que no te gusta que ERES TÚ MISM@ en el fondo…

Por lo demás… solo reconocer que me bastó una pequeña cogorza una madrugada junto a otros jóvenes: era de champán… al día siguiente estaba tan malita que desde entonces (hace muchos años) me repugnaba el olor del vino… aunque con aquel compañero sí llegué a beber algún que otro vasito de “vino joven” y cerveza… pero esto como norma ofensiva hacia uno mismo termina en que si cada día ingieres aunque sea uno o dos vasos de ese terrible alcohol (todos los días o casi todos los días), terminas por hacer daño a tu organismo… y éste, claro, te devuelve sus respuestas si no eres conscientes o no lo frenas a tiempo… SOLO TIENES QUE DESPERTAR, IR ERRADICANDO AQUELLO que sabes INTUITIVAMENTE (quizás no conscientemente) QUE TE ESTÁ HACIENDO DAÑO: cosas o elementos que ingieres o que te metes en el cuerpo o que llevas, incluso, como una forma “snob” de vivir. Puede incluso tratase de obsesiones compulsivas o medio ocultas que tú sabes que están ahí… puede que incluso no sea ni el alcohol ni las agujas ni el lío de hierbas o el chute de pastillas… puede que incluso sea la fijación por el sexo o la fijación por hacer daño a los demás en la media que sea y a quien o qué sea (congéneres de especie o seres vivos de otras especies).

NO OS ENGAÑÉIS: PODEMOS VIVIR SIN DROGAS DE NINGÚN TIPO POR MUY-SOCIALMENTE-INOCUAS-O-INOCENTES que te las PINTEN… esto forma parte del gran BORREGUISMO social y AUTOANULAMIENTO personal y sobre todo: NEGACIÓN ESPIRITUAL y NEGACIÓN GREGARIA-POSITIVA para la que hemos sido creados todosy todas. Todos TENEMOS ESA PARTE SAGRADA-CÓSMICA. Todos los seres vivos formamos parte de un gigantesco sentido o cerebro Universal que solo desea NUESTRO BIEN y EL BIEN DE TODA SU CREACIÓN.

(Fin de la primera parte, ya que esto es la introducción de otra parte que me gustaría que fuese analizada por nuestro Sentido más Común, y que, cómo no, nos atañe a TOD@S.)

El terrible terremoto que puede provocar un aleteo de MARIPOSA no solo no es ficticio, sino que es tan REAL como tú te puedas percibir y sentirte a TI MISM@ y LOS DEMÁS.

Un mundo feliz: soma, somático, psicosomático

Supongo que much@s, o casi tod@s, ya habréis leído Un mundo feliz, de Aldous Huxley, autor nacido a finales del siglo XIX y fallecido pasada la segunda mitad del XX.
Muchos, incluso, dicen que el nwo (nuevo orden mundial) está basado en este relato.
Aldous Huxley usaba en su relato una palabra: SOMA (droga), el milagroso soma, cuyo medio gramo te hacía estar feliz…
De ahí hasta nuestros días… la verdad, yo creo que esto se ha venido aplicando a rajatabla, ya que es lo más común hoy en día, tanto en consultas de médicos de cabecera como en psicólogos y psiquiatras: todo (o casi) el mundo toma soma, en una u otra forma. Cuando no, entran directamente en el campo de la soma más dura: las drogas que se venden en la trastienda de todos los gobiernos y de los practicantes de la medicina tradicional, cuyas recetas legales, por lo menos, llevan prospecto para saber las cantidades y sus antagónicos.
El  SOMA o pericarion es el cuerpo celular de la neurona, el cual contiene el núcleo y los nucléolos de la neurona, así como otros orgánulos (de la Wiki).

La SOMATIZACIÓN es aplicable a “corpóreo”, a lo físico. Se aplicó a las células de nuestro cuerpo, son las llamadas células somáticas, cuya definición es la siguiente:

Son aquellas células que forman el conjunto de tejidos y órganos de un ser vivo, procedentes de células madre originadas durante el desarrollo embrionario y que sufren el proceso de proliferación celular, la diferenciación celular y apoptosis (http://es.wikipedia.org/wiki/Apoptosis). Las células somáticas en el ser humano son diploides. La mitosis asegura que cuando una célula somática se divide en dos células hijas, cada célula siga teniendo los 46 cromosomas propios de la especie humana. Tenemos diferentes tipos de células somáticas.

“Somático” viene del griego  y es relativo, pues, a lo que es físico o corpóreo en un cuerpo animado, por tanto somático se refiere a nuestro cuerpo físico.

PSICOSOMÁTICO es, como la palabra indica, el proceso psíquico que repercute o es manifestado por (o en) nuestro cuerpo físico a través de nuestra psique (estados de ánimo de cualquier tipo -angustia, rabia, celos, impotencia, traumas,…-); aunque puede suceder a la inversa: psicosomatizar desde nuestro cuerpo en nuestra psique, sería el caso p.ej. de no aceptar algo  nuestro de carácter físico, alguna enfermedad o accidente, algo que no nos guste de nuestro aspecto (de ahí la necesidad de “amarnos” a nosotros mismos y agradecer nuestra existencia), etc.

Todo está inter-relacionado, todo en nuestra existencia fisica corpórea está intercomunicado: nuestro cuerpo físico como el receptor-emisor de todo lo que externamente nos afecta o con lo que nos relacionamos (positivo o negativo). En el grado en que nos afecte y, sobre todo, en el grado en que digerimos todo lo que nos sucede, podemos llegar a somatizar en nuestro organismo eso que nos afecta desde el exterior, pero, claro, no somos conscientes de ello, si lo fuésemos, detendríamos el proceso mismo en que nos vamos a ver inmersos.

A veces no es necesario que sea algo traumático, baste con que lo que nos afecte sea una negación a la vida misma (depresiones, tristeza, falta de apetito, falta o desinterés de contacto con el exterior y todos sus componentes), o con que no nos guste nuestra forma de vivir o no podamos cambiarla (materialmente) o bien con que no podamos salir de alguna situación incómoda grave. Entonces la psicosomatización está asegurada si nos dejamos invadir y no somos conscientes de lo que sucede, y aunque seamos conscientes de lo que nos envuelve, existe en nuestro cuerpo somático una puerta donde todo se graba y donde todo nos va a ser devuelto en forma más o menos grave.

Bueno toda esta parrafada para dejaros el enlace de Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley, que lo disfrutéis.

http://fil.mty.itesm.mx/sites/fil.mty.itesm.mx/files/ebooks/un_mundo_feliz-Aldus_Huxley.pdf