Tomad y Bebed, Este es mi Vino

 

Tomad y Bebed, Este es mi Vino, el Vino de la Inmortalidad.
Quien Bebe de mi Vino jamás morirá.
Porque quien muere significa que no está Vivo.
Si permaneces Vivo estarás en el Fuego de la Eternidad.

El Santo Grial fue el receptáculo del Vino de la Inmortalidad. Cuando pruebes este Vino jamás morirás, porque el Vino del Amor Divino hace que te unas aunque estés en un millón de pedazos, partido. El Vino del Amor Divino hace que te desintegres en tantas partes como millones tengas en Ti mismo para que sea Repartido entre todos aquellos que tienen Sed.

No fue el Santo Grial una copa de oro y piedras preciosas. El Santo Grial estaba esculpido en Roca Madre, quizás de la Piedra donde reposó su cabeza Jacob. El Creador no merece mayor distinción que la de Pertenecer a Sí mismo. El Creador no puede ser una invención de un orfebre. Aunque los Hijos del Creador imitemos, como criaturas inconscientes, todo lo que nos está siendo dado por la Creación entera, jamás llegaremos al verdadero Vientre-Verbo de nuestro Creador. No puede, por tanto, el Santo Grial ser creación de ningún artista orfebre, porque el Contenido de la Copa pertenece a la Inmortalidad misma. Y la Inmortalidad sólo está esculpida en la Materia de nuestro Creador.

Nuestros más Antiguos Antepasados, tan Sabios, como despreciados hoy en día (al creernos tan “listos” y tan “conocedores” de absolutamente Nada), sabían que el Creador estaba latiendo en el Corazón de las Piedras. Erigieron monumentos colosales con la Materia del Creador, porque sabían que Ésta iba a ser la única, casi casi, Eterna que llegase a nuestras pobres manos, como testimonio de lo que Fueron y de su Sabiduría. NO fue así, sin embargo, ya que con nuestras tristes deducciones llegamos a creer que “ellos” eran unos totales, e inútiles retrasados que apenas comenzaban a ligar los caminos neuronales de sus cerebros.

¡Qué equivocados estamos! ¡Qué equivocados! Hay que volver a Escribir la HISTORIA, pero con el Respeto que merecen todos aquellos que nos Precedieron en el Camino.

** *** **

El Santo Grial, el Símbolo del Reencuentro con lo Eterno. El Santo Grial es la Estrella Brillante que late YA en el Corazón de muchos de nosotr@s. Como un Cosmos Único, como un Hijo de la Luz Divina se abre paso para ser parido YA por muchos de nosotr@s.

El Vino de la Eternidad puede ser Bebido.

No creo que pueda ser difícil llegar a entender esto, no creo que esto deba ser apartado de nosotros, no creo que esto deba ser considerado místico, no creo que esto deba ser relacionado con algo histórico, no creo que esto deba ser relacionado con lo que pasó pero que pertenece a la imaginación de un relato.

El Santo Grial está aquí para que cojamos su Santo Contenido y lo Bebamos sin miedo alguno. Porque es precisamente eso: te invita a que este Vino desate en ti todo lo que hasta ahora ha estado dormido. Te invita a que caigan todos velos que ha ido tejiendo este mundo-maya o esta malla-corsé donde se ha pretendido meter el “mundo”. El Mundo que en un principio fue estructurado para que Nosotr@s como Seres que aspiramos a la Evolución en los distintos grados o esferas o planos de la Creación, llegásemos, un día u otro a ver el brillo que posibilite el Salto hacia nuestra primigenia Concepción.

Volver a los Orígenes. Volver a la Pureza. La Pureza tiene los Ojos de un Niño y la Mirada de un Anciano que contempla cómo en su corta vida ya no puede retroceder para vivir, con nueva oportunidad, aquello que está descubriendo al final de la etapa de su Camino.

El Santo Grial no pudo ser de oro de orfebrería, por mucho que se diga, y si muchos sentís el Mensaje Crístico, como quizás lo pueda sentir yo, intuiréis que no estaba en la Naturaleza del Maestro, el uso de oros relucientes de este mundo. Sabréis que quizás, Él, calzaba sandalias y no ricos calzados de los poderosos, ni túnicas bordadas en oros… Creo que en esto estaba su Mensaje escrito. Él, que andaba con los tullidos, los enfermos, los ladrones, las prostitutas, los leprosos… ¿cómo iba a usar una copa de oropel bruñida en oro y piedras preciosas?

Si el Agua más pura nace de las Rocas para más tarde convertirse en auténticos Ríos, ¿cómo la Copa del Vino de la Vida podía ser de orfebrería? ¿Qué mejor ofrenda a su Padre que brindar con el material más puro de su Creación?

En Roca se levantaron los monumentos más impresionantes que podemos contemplar hoy en día. Las Pirámides, unas con escalones, que simbolizan los Peldaños del Conocimiento que llevan hacia las Alturas. Las Pirámides que simbolizan las Montañas que conducen al Conocimiento y al Reino del Creador. No, las pirámides no eran monumentos funerarios; las pirámides eran el Símbolo y pacto de aquellas humanidades (de antaño) con el mismo Creador.

Relacionad las Pirámides con el Huevo del Mundo, con las Uvas de las vides, con el mismo Grial. Hay que relacionar la Copa con ese mismo Huevo donde todo comenzaba a tomar la forma de la Vida más allá de esta Vida.

No es difícil de imaginar: si seccionamos un Huevo por la mitad; si seccionamos una Uva por la mitad tenemos una Copa, la copa donde ser guarda el Vino Sagrado de la Vida.

No es difícil de imaginar: si invertimos las pirámides tenemos, de nuevo una Copa, la copa del Conocimiento que lleva hacia el Vino Sagrado de la Vida.

Pero el Vino no es vino ni sangre, aunque la sangre es el “motor” primordial de la Vida. El Vino simboliza la embriaguez del Amor con que nos ha Dotado el Creador a Tod@s. Este Vino, que muchos quizás han perseguido humanamente tras otros biombos porque ha estado y está disfrazado y que podemos “quizás” intuir a través de la fuerza Magnética y otras fuerzas con que nos Dota la Creación-Madre para que Cumplamos con el Divino Dictado de la pro-Creación misma. Vosotr@s mism@s conocéis lo volátil que puede devenir este tipo de “amor”. Cuando estás conectado al Amor Divino, quienes lo han conseguido y puedan llamarse Santos o Místicos, estás conectado a una Fuerza que nos supera y que no podemos entender porque nos transciende.

De momento quizás deberíamos sólo saber que este Vino místico lleva la Intención de que nos Acerquemos a nuestro Creador.

Si invertimos el Grial: nos queda la pirámide, la montaña, los Escalones por los cuales ir ascendiendo, peldaño a peldaño, hasta llegar al gran Misterio que significa el Creador.

Si colocas esa Copa en tu Interior, si la contemplas, verás que el primer paso que tienes que dar es el de Mirar a través de tu Corazón. Él es tu Santo Grial: Tu Corazón contiene el Vino Místico del Creador; Tu Corazón contiene la Sangre mística del Cristo. Ese fue su Mensaje: Comed del Pan de la Creación. Bebed del Vino del Amor del Creador. “Este es mi Pan. Esta es mi Sangre”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s