Carta de un Hombre del Futuro

 Este comunicado va dirigido a los seres humanos del anterior siglo XXI. No me preguntéis cómo os ha llegado este legado. Sólo sé que es importante que llegue hasta vosotros antes de que cometáis el peor y más terrorífico crimen que se puede cometer en cualquier Galaxia: La destrucción y desaparición casi por completo de todos los seres vivos de nuestro Planeta Tierra, y la casi extinción de los de nuestra misma especie, con el consecuente panorama de muerte y desolación.

Mi esperanza es que corrijáis vuestro discurrir en el Tiempo. Mi esperanza sé que se llevará a término, ya que de no ser así yo no tendría la oportunidad de lanzaros este Mensaje.

Cierto que traspasada la primera mitad del siglo XXI hubo unos años en que parecía que realmente íbamos como en una barca hacia el holocausto. La barca se tambaleaba, los movimientos sociales que arrancaron en la primera mitad de vuestro siglo amenazaban con destituir de sus poderes a los grandes poderes.

La corruptela se destapaba por doquier, las guerras apestaban como estiércol en una rosaleda. Parecía que aquello iba a tomar unas proporciones desmesuradas, ya que en vez de corregir, ya que en vez de corregir vuestras determinaciones, cada vez creabais más y más podredumbre. La podredumbre se extendía por doquier y se manifestaba en el hambre, en la más mísera de las pobrezas y de la negación de la Dignidad Humanas. La podredumbre adquiría carices y caretas que vosotros denomináis “terrorismo”. Pero ¿qué fue de ese terrorismo que vosotros mismos sembrasteis? Hubo momentos en que decidisteis controlar sobre el terreno, erradicando dentro de los mismos comandos y cuerpos terroristas a través de infiltrados. Reconocíais que vuestros errores pasados fueron el terreno abonado para todas esas manifestaciones que odiaban y pretendían emular vuestros mismos poderes, y lo más grave, usando vuestras propias armas (en todos los aspectos) y manifestaciones sociales. Las guerras ya no eran guerras sino que eran incursiones cruentas y destrucciones de poblaciones, ciudades enteras. Ya en ciertas partes del Planeta las formas que vosotros llamáis “gubernamentales” perdieron su forma para degenerar en todas esas otras formas peores. Usaron vuestros mismos métodos para que supiéseis que “ellos” eran vuestro fiel espejo de destrucción tras lo sembrado anteriormente en todos los países de Oriente.

Lo más terrible no llegó a través de ahí… No. De hecho vuestras acciones y actos aguantaron a través de diversas corrientes de “liberación” sociales y ciudadanas. Estaba todo tan hecho añicos a fuerza de imponer unos modelos de capital y esclavismo que todo se deformaba como una enorme masa y no sabíais hasta dónde podía conducir todo ese terrible panorama.

Como os digo, lo más terrible no llegó tan siquiera por todas esas brechas terribles de odio, destrucción, muerte, separación, esclavismo y dominación en todos los aspectos.

Estabais tan enzarzados en todo ese teatro que no quisisteis, y, como consecuencia, no pudisteis advertir todo lo que se os venía encima. ¿Qué fue lo que sucedió? Os lo voy a contar porque es posible que sea esa parte de Humanidad Consciente, la misma que permitió que la Humanidad prevaleciese en parte, la que entienda este mensaje.

Cuando la inconsciencia gobierna los actos y deriva en atroces poderíos y acumulación por codicia, sólo se ven unos caminos. Unos caminos ya trillados que eran los que venían utilizando los que siempre deseaban contener al resto y acaparar para sí lo que pertenecía a Todos.

Se invertía: invertíais en cosas inútiles. Los laboratorios florecían en investigaciones inútiles que sólo iban a poder pagar y conquistar los mismos poderes. Se invertía: invertíais en investigaciones inútiles que sólo iban a “beneficiar” a unos muy pocos.

El resto de investigaciones iban destinadas a producir-producir-producir y producir sin medir las consecuencias de lo que estabais haciendo. Envenenabais las aguas, las tierras, la atmósfera en nombre y razón de conseguir unos niveles de abastecimiento. Este abastecimiento (envenenado) sólo era accesible, como siempre, para las sociedades llamadas de consumo, mientras una gran mayoría de seres vivos moría de hambre, sed, frío, desesperación, enfermedades, expuesta a todo tipo y falta de recursos con los cuales poder vivir ni siquiera a un nivel aceptable de dignidad de ser vivo.

Cierto que parecía por aquel entonces que la humanidad iba a multiplicarse piramidalmente y que en pocos años ya habría tantos humanos sobre el planeta que algo se tendría que hacer. Algo, de forma rápida, drástica, urgente: usasteis diversos medios: control de la natalidad forzada en unos lugares. Control de la natalidad sugerida por los mass media. Control de natalidad impuesta al forzar crisis económicas para destruir parte, gran parte, del tejido social. Pero, hermanos del pasado, no contabais con algo, algo con lo que jamás debisteis de haber dejado de contar: la Inteligencia Cósmica que vibra en toda la Creación.

Fue entonces, a partir de la segunda mitad del siglo XXI, cuando empezasteis ya a verificar de forma notable que los nacimientos eran cada vez menores, pero no sólo en nuestra especie, sino en todas las especies. Fue entonces cuando comenzasteis a verificar que los Mares se iban quedando vacíos de especies y que cada vez era más improbable encontrar seres vivos y comestibles con los cuales no sólo comerciar, sino ya saciar un hambre que comenzaba a imponerse en gran parte del Planeta, no sólo en los relegados países tercermundistas, sino en los llamados países “avanzados”. La guerra entonces ya no fue por conseguir energía, sino que la podredumbre de esa llamada guerra iba en avanzadilla para apoderarse de los “alimentos”, de los seres vivos comestibles y de las tierras que pudiesen dar o fructificar en alimento.

Fue entonces cuando comenzasteis a ser conscientes de que los ríos, los mares, los cielos comenzaban a estar desiertos de casi todas especies que hasta entonces habían intentado poblar de vida a pesar de las graves imposiciones que estabais cargando sobre todo el Planeta. Nuestro Planeta.

Fue entonces cuando advertisteis también que las aguas ya estaban tan contaminadas que era imposible descontaminarlas no sólo para ser potables sino hasta incluso para poder generar vida sobre la Tierra. Todo lo que llegasteis a hacer: inyectar veneno bajo la corteza terrestre se cobró un precio muy caro: las filtraciones alcanzaron a Todas las Aguas. El panorama fue cada vez más aterrador y desolador. La gente ya no se suicidaba en número contable sino que cada día, cada noche, aparecían cadáveres por doquier, incontables, de gente que no pudo soportar aquello que habían re-creado: el auténtico Teatro del Terror.

En ese teatro las guerras seguían y seguían. Ya no eran unos comandos sino numerosos e innumerables comandos de auténticas bestias que ni siquiera amenazaban sino que cada día que les quedaba de “vida” llevaban a término las más auténticas aberraciones. Estos comandos ya no estaban sólo en países tercermundistas o de los arrasados de Oriente, sino que comenzaron a fructificar, como la Peste en la Edad Media, por todas las ciudades. La gente huía aterrorizada: comenzasteis a invadir toda la parte campestre y de montaña. No quedaba nada. Nada había que comer. Arrasasteis incluso todos los bosques. Visto en panorama comenzasteis a abrir la tierra intentando abasteceros de todo tipo de raíces. Pero también fue algo inútil: todo estaba seco. Lo poco que había era prácticamente incomestible. Paralelamente empezasteis a practicar el canibalismo y ya no importó atacar ni casas ni ciudades ni pueblos. Ya no había nada. Simplemente ya os reuníais para atacar y devorar a toda víctima que encontraseis a vuestro paso.

No. No tiene nombre ni imagen. Esto pertenece a un Recuerdo imborrable que permanecerá Eterno en el seno de toda la Galaxia y del Cosmos.

Cuando ya no pudisteis más. Cuando algunos cuantos consideraron que ya no se podía más comenzasteis a hacer uso de las armas de muerte masiva para detener todo el terror y que por lo menos quedasen cada vez menos y menos humanos.

Fueron extinguidas casi todas las ciudades. Los estados desaparecieron. Todo ardía en el Planeta Tierra. Todo era muerte y desolación. Todo estaba arrasado.

Entonces comenzó la Madre Naturaleza a generar su propia Mano de Limpieza. Se levantaron en todo el Planeta terribles huracanes. Los tsunamis invadieron todas las costas del planeta. Se perdieron kilómetros y kilómetros de tierra firme. El Mar era un vertedero de muerte. El Mar se convirtió en una cloaca donde ya no quedó prácticamente mucho kilómetro a la vista con agua que no portase cadáveres o restos de lo que vosotros en vuestra sociedad “construisteis”.

Los terremotos comenzaron también a hacer su aparición. La Tierra se abría y comenzó a devorar en su interior gran parte de toda esa “sociedad”.

El Hielo empezó a hacer acto de presencia. Al no haber bosques, al no existir ya control de la misma Madre en su Creación, el Planeta entero comenzó a sumirse en una oscuridad que duró más de noventa días. Suficiente para dar paso a una glaciación que duró más de 100 años.

Hubieron unos grupos de Humanos que, conscientes, decidieron terminar sus días bajo tierra. Esos grupos comenzaron a construir lo más similar a habitáculos internados bajo tierra. Huidos lejos de los grandes núcleos de destrucción estudiaron con inteligencia el terreno donde podían ubicar esos habitáculos. Crearon así unas ciudades-dormitorio-pasillos bajo tierra. Habían entre ellos grandes especialistas que sirvieron para crear unos medios mínimos para una mínima subsistencia. La investigación comenzó de forma urgente y rápida. Re-crearon entonces una vida artificial lejos de la vida exterior. Al igual que en las plataformas espaciales comenzaron a crear una vida con un mínimo de necesidades y un aprovechamiento extremo, al cien por cien, de todo lo generado, regenerándolo de nuevo. Esos grupos fueron conscientes de que el nacimiento de seres humanos debía de ser el mínimo, rayando a cero, hasta observar si las circunstancias externas cedían y podían emerger de nuevo al exterior. Fue entonces, realmente, cuando la Conciencia en esos Humanos floreció, enraizó y se hizo responsable de sí mismos y de todos los que estaban allí presentes. Fue entonces cuando su nivel Mental comenzó a enraizar con el nivel Mental Cósmico de la Inteligencia Suprema. Todos sus días los vivieron en paz porque, observando incluso, hasta cualquier movimiento celular o neuronal de sus cuerpos físicos, comenzaron a entender todo el Lenguaje infinito de la Creación. Al principio fue tan duro como inexplicable. Pero lo que estaba fuera: eso sí que fue duro e inolvidable por inexpresable e inmarcesible. Pidieron Perdón casi a cada hora por todo el daño que la raza humana había realizado a toda la Creación. En ese Perdón se reunían. Comenzaron a experimentar cosas nuevas. Sensaciones que jamás habían sentido. Juntos se reunían todas sus Energías Cósmicas Espirituales. Entre ellos nació un Lazo tan sólo comparable a los rayos eternos que unen al Sol con todas sus Criaturas. Entendieron que la Empatía era algo más que eso. Entendieron que el Amor era algo más que todo eso que engañosamente les habían dado a entender. Entendieron que el Respeto es AMOR. Entendieron que Cada Criatura es Única para la Creación Entera. Entendieron que no sólo ellos, sino que todas las Criaturas pertenecían a la Madre y que cada Una, con movilidad o no, poseían una Inteligencia Sagrada cuyo Lenguaje, ellos, a través de la Memoria comenzaron a Entender. Por fin.

Fue entonces, también, cuando comenzaron a entablar Diálogos con otras Esferas. Sólo fue entonces cuando esas Esferas Sagradas comenzaron a ayudarles y a manifestarse.

Fue entonces como comenzaron a Vivir y a Crecer como criaturas pequeñas. Pidieron Ayuda y esa ayuda les fue concedida. Esa ayuda no sólo venía de seres más “evolucionados”, sino que comenzaron a Conocer que había seres más Evolucionados de otros muchos niveles. Comenzaron a entender que esos Seres Evolucionados, muchos de ellos, carentes de cuerpo físico pero que se manifestaban en forma que pudiesen ser “reconocidos”, habían dejado a toda aquella Humanidad devorarse a sí misma. Era un proyecto de la Creación que jamás llegó a entender todo lo que se les estaba ofreciendo. Ese proyecto no pudo destruirse sino que por “voluntad” propia se tuvo que destruir a sí mismo.

Fue un ejemplo para otros “mundos” nacientes. Esa historia: la VUESTRA llegó a todos los niveles de la Galaxia y de otras Galaxias. Ese reconocimiento no vino ni se “expuso” como algo que no debía de llegar jamás a producirse, como ejemplo. El conocimiento de esta autoextinción llegó al resto de la Conciencia Cósmica como un dolor muy profundo. En el nivel del tiempo-no-tiempo desde entonces todas las Consciencias Cósmicas os tienen en su Mente-Pensamiento. Rozando el tiempo-no-tiempo se han propuesto que todo esto que os estoy contando ahora MISMO:

NO LLEGUE JAMÁS A PRODUCIRSE

En ningún TIEMPO

Porque el DOLOR es tan inmenso

Que el CREADOR mismo

no puede dejar que ninguna de sus CRIATURAS

insulte JAMÁS al resto de TODA LA CREACIÓN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s