Síndrome de hiperactividad: otra manifestación más a atajar

Los modelos sociales como imposición aceleran sus posiciones, no desean que ningún hilo se les escape.

Mi sentido común me propone:

Un gorila corre extremadamente angustiado, asustado, inquieto, sabe que le han enjaulado, va de unos extremos a otros de los barrotes dando golpes, saltando, chillando… No entiende por qué le han encerrado allí… Eso no tiene sentido, no lo tendrá, pero a partir de ahora tampoco entenderá por qué vive y todo se mezclará confusamente en su cerebro: barrotes que golpean los árboles; viento entre las ramas que se vuelve furioso entre los espacios de los barrotes que le encierran; Sol que se filtra entre el verde y que ahora le aplasta contra el suelo; los alimentos que antes alcanzaba de los árboles ahora se los arrojan al suelo; antes contemplaba la Existencia, ahora son unos seres “simi-lares” a él quienes le observan burlescos…

El llamado “hombre” ha encerrado a una criatura de la Madre para el regocijo de la sociedad-contemplativa, en  un acto voluntario de dominio contra todo lo Creado.

[Fuera de guión: En esos instantes comienza a soplar un viento cada vez más furioso… El gorila extasiado empieza a abrir los ojos cada vez más desorbitados, abre sus brazos al Viento y comienza a aullar. El Viento se convierte en huracán…, los humanos comienzan a correr pero son barridos contra el suelo o lanzados contra los árboles del parque o los bancos… intentan asirse, pero es inútil, son de nuevo golpeados… Los barrotes de la prisión del gorila son lanzados como un trapo sucio contra el infinito: el Gorila queda libre y puede correr, a él no le afecta el huracán, como por arte de magia y respeto de la Madre se ha creado un hueco de vacío en su espacio permitiéndole el movimiento. El Gorila huye, escapa de esa prisión. – Lejos a unos 100 kilómetros, en un centro muy aséptico, unos hombres con bata blanca y corbata, estudian el caso del gorila: “Este especímen tiene el síndrome de hieractividad, mañana hay que empezar a inyectarle drogas para calmar ese estado de ánimo, sino tendremos que sacrificarlo”.

Bien, este es mi análisis del síndrome de “hiperactividad” que muchos niños ahora están mostrando. Son  niños “incapacitados” para el adiestramiento en esta sociedad. Es evidente que ya se han puesto en marcha aceleradamente los ejecutores-controladores para frenar ese pico de las estadísticas: no se les puede escapar ningún mono de las jaulas.

A partir de ayer y de ya mismo están concienzudamente dedicados a denigrar a quienes defienden a estas criaturas, porque saben que estas criaturas están ligadas a la Madre y que necesitan estar en su propio escenario: el de la Creación, la Naturaleza, la Libertad en su más cristalina expresión (tod@s hemos nacido Libres, pero esta sociedad se ha encargado de etiquetar y catalogar a fin de que ningún especímen salga de su jaula). Ahora es posible, según ellos, el tratamiento de shock de estos niñ@s hiperactivos, ya han logrado saber con qué se les ataja, y lo están haciendo.

De vosotros-nosotros depende la liberación de estas criaturas, criaturas que  no son ni están enfermas, han  nacido acordes a los nuevo tiempos energéticos que nos envuelven. Los continuadores de nuestra evolución. Hay que liberar no sólo a ellos, sino a todas las criaturas humanas de las jaulas de los Monos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s