Cuentos para adultos: las Parábolas

Feliz Natividad Crística a TOD@S

 

Las Parábolas: Antes las usó, con propiedad, el llamado Nazareno. Jeshua usó las parábolas, habida cuenta de que era perfectamente Consciente de que aquellas gentes no iban a entender lo que él intentó o intentaba transmitirles.
Así, las parábolas, o cuentos para adultos, han llegado hasta nuestros días con la fuerza del mensaje, que cada cual ha interpretado de acuerdo a su situación temporo-espacial, y, sobre todo, personal o situacional (relativo a su propia existencia).
Me apetece comentaros hoy que el primer cuento que escribí era de unos cuantos folios, y era un cuento especial para “adultos”, concretamente lo dediqué a mi primer compañero sentimental. Tenía yo años muy escasos, creo que eran no más de diecisiete, y ya a esa edad me había relacionado con seres de esfera diversa, siempre desde mi claridad interior, ya que nunca puse barreras a los seres humanos en su más preclara esencia.
Mi primer cuento era muy simple, y aunque quizás lo haya perdido entree innumerables papeles, lo recuerdo muy gráficamente:

Trataba entre dos tipos de humanidades: el hombre de “cabeza cuadrada” y el hombre de “cabeza redonda”. Ambos vivían separados, en un Planeta dividido. Un día, un hombre de “cabeza cuadrada” se perdíó y fue a parar a la otra zona donde vivían los hombres de “cabeza redonda”.
El hombre-cabeza-cuadrada se topó con un hombre-cabeza-redonda en un gran sembrado de trigo, cuyas espigas, todavía verdes, ondeaban al viento, y de inconmensurable belleza se mostraban como olas color jade bajo los rayos de nuestro amado Sol.
Ambos entraron en conversación aunque el primer impulso del hombre-cabeza-cuadrada fue el de huir ante la presencia del otro hombre-cabeza-redonda.
Ambos vestían de forma totalmente distinta: mientras el hombre-cabeza-cuadrada vestía un traje oscuro, el hombre-cabeza-redonda vestía una ondeante túnica blanca, llevaba sus cabellos dorados sueltos al viento y tenía un rostro floreciente, con una Luz que nadie antes había contemplado, por lo menos el hombre-cabeza-cuadrada. Éste tras tranquilizarse empezó a explicarle que se había perdido y que por favor que no le hiciese daño alguno.
El hombre-cabeza-redonda, tras dejar que el otro hablase y se descargase de sus temores entró en conversación, explicándole que su “mundo” era totalmente distinto al de donde él procedía. Que en el mundo de los hombres-cabeza-redonda no existía la materialidad tal cual la contemplaban en la zona de los otros hombres, que un “campo de trigo” era algo más que toneladas de materia, y que toda la “materia” se contemplaba desde otro prisma, ya que en el mundo de los hombres-cabeza-redonda no existía la materialidad sino la hermandad…
Así, llevaron largo rato conversando, quizás fueron muchas horas, quizás fue un día entero, ya que cuando quisieron darse cuenta anochecía. Entonces el hombre-cabeza-redonda invitó al otro ser a que fuese con él.
El hombre-cabeza-cuadrada, al principio temeroso, dijo que no, pero, poco a poco y mirando a los ojos del otro ser, y, sin darse cuenta, comenzaron a fluir lágrimas de sus ojos. Éste, el hombre-cabeza-cuadrada se llevó las manos, horrorizado, a las mejillas. Nunca había llorado, aunque sabía que los de la otra especie, sí lo habían hecho muy a menudo.
Pronto, y, sin darse cuenta, el hombre-cabeza-cuadrada comenzó a metamorfosear, y su cabeza comenzó a tomar forma ovoide.
Era el comienzo: el hombre-cabeza-cuadrada recordaba, comenzaba a recordar sus orígenes humanos, y, sobre todo sus orígenes más puros y de fluidez en el Amor al Cosmos…
Otro hombre-cabeza-cuadrada fue rescatado y llevado a la zona de los hombres-cabeza-redonda, allí donde reinaba la Luz, el Conocimiento y el Amor hacia todo lo Creado.

***

Gracias a todos, espero que, aunque es un cuento básico, entendáis que, muchos, todavía, necesitan de estos cuentos-enseñanza. Sólo así iremos rescatando a los hombre-cabeza-cuadrada para llevarlos hasta su auténtica Luz.

Un abrazo Cósmico y de hermandad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s