¿Qué es el parto planetario?

Diciembre, el próximo mes de diciembre es el más esperado, ansiado y nombrado entre todos los habitantes que aquí estamos, ahora, co-habitando y compartiendo este tiempo lineal.

Si bien es cierto que se están dando una serie de conjunciones planetarias que no se dieron en cientos o en miles de años, la alineación con el corazón mismo de nuestra Galaxia. Pequeños o casi inapercibibles en un Cosmos donde todo está tan perfectamente equilibrado y donde la Vida o, simplemente, la existencia se da de forma inteligente y en el instante preciso, muchos creen que esto pertenece a una total “coincidencia”!!!! (jajaja), sí, así es… una coincidencia que coincide en el preciso instante, para dar lugar a una explosión de Vida que más tarde se autoequilibrará a sí misma y dará, a su vez, la posibilidad de que la Vida pueda manifestarse en infinitas formas y aspectos, eso sí, ninguno por pura casualidad, ya que todo en la Inteligencia está perfectamente ordenado para, y constantemente se reordena para llegar a una perfección impensable. Nosotros, criaturas minúsculas creemos e intentamos entender lo que no es entendible. Nuestro cerebro está limitado y además está creado (sin casualidad)  para percibir y para entender esa percepción, de momento la limitación de que gozamos todos los humanos es más que evidente: la criatura discípula puede percibir su cuerpo, estudiar las formas vivas y su funcionamiento, pero no sabe de dónde procede el Motor que pone en marcha toda esa diversidad y esa perfección en la vida. ¿Cómo entender que quien nos ha puesto en marcha lo ha hecho para que seamos copartícipes y de todo lo creado, sin que por ello lleguemos a saber (sólo a intuir) y mucho menos a tener constancia palpable de la Energía o el Dador o el Soplador que nos ha dado la auténtica fortuna de poder percibir físicamente? En pocas palabras, cuanto más sabemos más ignorantes nos volvemos, porque nos es inalcanzable, de momento, ese entendimiento o la percepción del Todo Absoluto.

Muchos hermanos planetarios, realmente comprometidos en que esta Humanidad dé el salto absoluto (cuántico para algunos) están trabajando o conferenciando o dando a conocer aquello que creen, entre ello: el Parto Planetario.

El parto planetario sería algo así como ayudar a la Madre a que sus Criaturas avancen en Consciencia. Parte de todo ello es cierto, totalmente. Por mi parte puedo aseverar que no “desperté” por internet o por algún conocido o por los libros, sino que fue la misma Madre quien me dio el toque de “gracia”, a partir de ahí comencé a investigar en libros, luego en internet, y luego a confrontar con los demás. Exactamente así fue: investigué primero en las leyendas, en la historia que se da como totalmente irreal y que es figurativa, luego entiendes que esas antiguas leyendas tienen sus Raíces y que te están comunicando una verdad ya pasada, y que, al fin y al cabo, se trata de una verdad de no hace muchos miles de años, apenas nada. Somos bebés los humanos actualmente, pero unos bebés irracionales que se comportan de manera sanguinaria y que han rasgado la matriz de la Madre, y que, encima, pretenden seguir haciéndolo, totalmente convencidos de que lo que está aquí les es dado para su uso, destrucción y desperdicio.

La Madre dice ¡basta! pero sabe decirlo de muchas formas, y yo creo que su forma preferida es una forma suave y armoniosa, te enseña, te abre los sentidos, te pone en contacto, te activa cada una de tus neuronas y te abre como una Flor a la Vida que ella misma te ha entregado. Quien considere que la Madre es salvaje y que es destructora, está equivocado, totalmente. Hemos rasgado la matriz de la Madre, hemos creado una mátrix artificial y encima pretendemos, con todo lo que hacemos, que la madre se comporte como algo anodino a quien no se le hace daño. Este es otro de los velos y engaños a los que tiene que despertar la humanidad, ya que… todos sabemos que si una mariposa bate las alas en un punto del planeta, al otro lado del planeta se siente ese batir de alas. Señalo con ello que nada de lo que ahora se está ejerciendo como degradación le es indiferente. No le es indiferente que se corten sus cauces de ríos para aprovechamiento de las industrias y se prive a la gente que en milenios se ha nutrido de esa agua; no le es indiferente que se escarnie su interior, que se taladre su piel para extraer petróleo, gas, minerales preciosos, y que luego: ahí te quedas con tu dolor; no le es indiferente que arrasen los bosques, las selvas, que se rocíe con pesticidas a sus criaturas, que se instalen instrumentos tan violentos como son las nucleares; que se hagan ensayos químicos, nucleares, de bomba h, de chorros químicos en su cielo, que se contaminen con humos y ruidos constantes y se bombardee su piel con vibraciones que ella jamás nos daría. Entonces ¿quién es el violento?: los huracanes que arrasan, los maremotos de arrastran, las inundaciones totalmente desequilibradas, los cambios drásticos que ahora nos están sembrando en su intento de “salvar al planeta del cuento del cambio climático”, sin olvidar los miles de satélites, los millones de antenas que emiten ondas de todo calambre… en fin… juzguemos nostros mismos, despertemos de esta agonía y de esta pesadilla, porque… no lo hace nuestra Madre, lo hace la especie actual de los humanos, esos incongruentes y fálicos infantes de tercera fila, sólo dispuestos a pasearse egoicamente ante una madre que sólo sabe que esperar pacientemente… ella no necesita ser salvada por tales seres incongruentes, ella no necesita defenderse… Ella si llega el caso y en conexión con la Ley Cósmica hablará para todos los aquí reunidos o los futuros, de forma contundente y eficaz: puede barrer de un soplo lo construido inútil y febrilmente por esta especie de humanos.

¿El parto planetario? Sí, pero el parto no es de la Madre, el parto es de los humanos, su génesis, su codificación genética mutará para dar por fin el paso a la nueva Humanidad… la Humanidad que realmente va a estar y ser más preparada para vivir en la Armonía de la Construcción Cósmica. El parto sí, si es que nos hace ilusión… Pero no es nuestra Madre: nuestra madre da su parto en cada nacimiento de cada ser que nace y ve o percibe la luz de lo físico. El parto está en nuestra codificación genética. Si ello nos ayuda mediante el Amor que nos ha de unir, entonces, bienvenido sea el Parto de la Nueva Humanidad.

Te quiero Madre y nado en el fluir cósmico, que, a modo de esperma engendra toda la Vida. Entender esto es cuestión de la nueva humanidad… Mi deseo es que cuantos más nos demos a Luz interiormente, mucho más preprarados y más pronto avanzaremos hacia nuestro real destino como Criaturas co-Partícipes del Todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s