Descubren la causa de por qué somos tan imbéciles

___________________

Historia de ficción, pero… pero ¡Ay! totalmente cierta!!!

___________________

Así es, queridos lectores, esto viene a decir mucho de la evolución de la Historia Humana (HH) protagonizada por los Humanos (HHH)* mismos…

* H-istoria de la H-involución uHmana.

   Hasta aHora, Humanidad se ha escrito con H por ser, precisamente, una hache muda o inexistente a la hora de pronunciar. Probablemente, a partir de ya, la humanidad ya no sea tal, sino Ufomanidad.

****

Un buen día, cierta organizacón, ya cansada de jugar a ser y a hacer de malos, se propuso averiguar el por qué de la imbecilidad y estupiatontamiento de gran parte de los especímenes llamados “inteligentes”, a fin de poder donar los valiosos hallazgos a una comunidad de sabios sin escrúpulos (léase científicos y pseudos); con el fin, asimismo, de que comunicasen dichos hallazgos a la humanidad misma, y con el objetivo de que esa misma humanidad, bajo el criterio de libre albedrío, pudiese seguir escogiendo su propia y evolutiva imbecilidad; con lo cual, la comunidad .org, sin escrúpulos, se vería a sí misma disculpada y libre de todo karma flatulento y expiatorio, frente a un hipotético “dios” que les metiese en la rueda kármica infernal del “por qué habéis o no habéis hecho esto o aquello”.

A fin de llevar a cabo sus propósitos, esta .org, disfrazada de .ong, o sea, bajo el careto abominable de buenas intenciones, comenzó a colocar cámaras por todas partes. El estipendio fue desmedido, tanto que se olvidaron de su juego favorito: las guerras “salvadoras” de demoníacos y tiránicos jefes de estado (no importa cuáles) que no eran de su lucro y conveniencia.

Y sí, entonces, parapetados en búnkers acomodados hasta la saciedad, construyeron salas inmensas con infinito número e incontables pantallas que estaban conectafdas a las cámaras que habían colocado por doquier, es decir, por todas partes y en todas partes de cualquier sitio donde pudieran ir los humanos.

Esta labor y sus frutos, no se hicieron esperar, ya que nada más al arranque y primera conexión las imágenes no daban lugar a dudas: sí, definitivamente, la población mundial, era imbécil.

Para corroborar tales destilaciones congruente-psicológicas y exponenciales, decidieron poner señuelos que mostrasen tales habilidades y aptitudes humanas.

Aprovecharon para ello unos de sus mejores logros: el marketing. Entonces, y como prueba inicial mandaron fabricar a una fábrica de gran renombre popular y prestigio comercial, una nueva gama de papel higiénico, confeccionado con unos de sus más preciados bienes: el petróleo, nada de celulosa, con lo cual la campaña a promocionar fue la siguiente:

“No más bosques sacrificados, te damos nuestro pseudo papel autolimpiable y autorregenerable, que sirve para cantidad infinitas de ocasiones. Sus células, fotolimpiadoras, no sólo se regeneran, sino que, automáticamente, cada vez que defecas, te dice tu peso, tu talla, la ropa que mejor te va a sentar ese día, las vitaminas que te convienen, lo que necesitas para comer sin sobrepasar tu peso, y quién mejor va a flirtear contigo; ya que, además, el portarrollos está equipado con sensores radiosensibles que se comunican con otros rollos hasta un radio de 10 kilómetros.”

Y… así fue, al salir a la venta tales artilugios, las colas en los súpers y establecimientos varios, se hizo exponencial. Todo el mundo, con cualquier excusa de ir a comprar algo, de paso adquiría tales maravillas de la ciencia y del progreso.

Muchos no tuvieron ni la paciencia de llegar a sus “hogares”. A muchos, en esas jornadas, le cogieron súbitos malestares subabdominales y había colas, también exponenciales, en todos los “servicios públicos” instalados en las calles y en los locales de servicios.

Esto decidió a muchos a reducir sus productos para vender esos rollos milagrosos y ampliar sus reductos o servicios de aseo, cobrando para ello una sustanciosa entrada o derecho de uso.

Las cámaras hablaban por sí mismas: las personas entraban en los lugares de poder o cagaderos abrazando y dando besos al rollo-dios. Con mucha delicadeza y concentración, se sentaban en las tazasy, rogando a sus dioses, pedían a sus intestinos evacuar para poder probar la maravilla que llevaban entre dedos.

¿Qué sucedió? ¿Dónde estuvo la experiencia piloto?

Esta experiencia radicaba en que se trataba de una especie de “papel” muy sedoso y poroso que iba secuenciado a centímetros. La gente arrancaba una secuencia, la palpaba con mimo, la olía, la besaba, la miraba con amor, y, luego, tras la faena, llevaban el mágico trozo hacia su ano; casi con suavidad extrema arrastraban los restos de las defecaciones, y, en ese instante, casi espasmódico ¡zas! el simulacro de papel se rompía en sus dedos. Entonces, bajo el trauma y conmoción de no haber conseguido inicialmente su propósito se les abrían los ojos como platos, llevaban ante sus ojos los restos de la mágica servilleta, y con los dedos pringados, arrancaban un nuevo trozo, ya que no cabía en sus mentes que aquello no fuese a funcionar.

Tras el quinto y el décimo intento se volvían frenéticos, pensaban entonces que era que el rollo ese, concretamente, era defectuoso, que había salido con alguna tara de fábrica. Entonces, tiraban el rollo y corrían a comprar, no uno, sino hasta cinco rollos.

Por las calles se veían rostros descompuestos de estupor, pero nadie, nadie, nadie, decía nada. Volvían corriendo al antro defecatorio para volver a intentarlo.

Pronto se corrió el rumor de que la fábrica había sido saboteada por terroristas y que habían cambiado las materias primas originarias por otras más burdas a base de almidón de patata transgénica.

Estos hechos duraron lo que vuestra imaginación pueda alcanzar. Pero, lo más importante: los señores dominantes de la programación llegaron y bordaron con éxito sobrados su experiencia piloto.

Sí, decididamente, aquella era la prueba irrefutable de que la H-umanidad no sólo era H-imbécil, sino que H-atómicamente, estaba H-idiotizada.

****

Que cada cual saque su moraleja. Parece divertido, pero, en el fondo, no lo es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s